Accede al sitio.

 


Archie Pelago: Chocaolate Waveplates
Archie Pelago: Chocaolate Waveplates

Con relajado y exótico groove, el violonchelo se entrelaza rica y coordinadamente con el saxofón, el tocadiscos y la electrónica. La música de Archie Pelago se basa en conocimientos tecnológicos.

Todo lo que necesitas para tocar al unísono instrumentos, computadoras y tocadiscos es entrar en una habitación y comenzar a improvisar pero, para hacer realidad su visión musical específica, el trío de Hirshi, Cosmo y D Kroba se han convertido en una plataforma avanzada de Ableton Live, centrada alrededor de The Bridge, Serato y el directo. Demos un vistazo a su música -y a todos los detalles que se combinan para configurar su puesta en escena-.

Para ser honesto, después de un gran despliegue publicitario, no ha sido fácil encontrar gran cantidad de músicos que utilicen The Bridge. Este software, que combina el lanzamiento de loops de Ableton con el programa de DJ digital Serato, tal vez exige mucho concepto musical a sus usuarios pero estos 3 tipos lo usan, y lo llevan al límite. Nos encontramos con un virtuoso del violonchelo y técnico, Greg Heffernan (Cosmo D), en la Percusión Lab de Nueva York. Greg nos envía una descripción completa de cómo hacen funcionar técnicamente la instalación (él mismo la escribió originalmente para la gente de Ableton). Hay un montón de pasos a seguir y un diagrama de equipo:

"Para empezar, somos tres. Yo toco el cello, Koeber 'Kroba' Zach toca el saxofón y Hirshorn 'Hirshi" Dan está a los platos y la mesa de mezclas. Tocamos nuestros instrumentos junto a Ableton, grabando y manipulando nuestros sonidos a tiempo real. Dan es la base rítmica de nuestra música y mediante The Bridge todos nosotros estamos sincronizados.

Toco mi cello a través de una MOTU Ultralite MK3 Firewire, que está conectada a mi MacBook Pro con Ableton y Serato al mismo tiempo. También uso un controlador Behringer FCB1010 (conectados a través de una M-Audio UNO MIDI a mi computadora) para grabar clips tocando el cello, modificar los efectos del Máster y, en general, navegar por la vista "Sesión" de Ableton. Puedo grabar mi cello en directo en la vista "Sesión" como clip y a continuación ejecutar estos clips a través de una cadena de efectos en un rack de efectos. Luego utilizo los dos pedales de expresión en el FCB1010 para una transición gradual entre mi sonido "seco" del violonchelo y un sonido con efectos. Los efectos se controlan con dos Korg Nano Kontrols situados por debajo de mi portátil. También uso un nanoPAD Korg para reproducir clips de audio.

  
Landing page (Click sobre la imagen)
Landing page (Click sobre la imagen)

A día de hoy, en el mundo digital, si no estás en las redes sociales directamente no existes.

En este artículo expondremos una recopilación del buen saber hacer a la hora de usar Facebook como plataforma de lanzamiento musical (750 millones de usuarios son un buen sitio para empezar, pero atentos a google +), fruto de la experiencia de otros y de uno mismo, con la sana intención de no repetir errores demasiado frecuentes.

Comenzamos con dos premisas:  

  • Tienes un producto musical que ofrecer a la gente, una canción como productor  o un set como deejay.
  • Este producto final ha sido trabajado técnicamente para que tenga la mayor calidad posible (llegando siempre a unos mínimos).    

Si no llegamos a cumplir estos dos puntos, objetiva y subjetivamente, debemos pasar más tiempo practicando y puliendo esos pequeños detalles antes de intentar promocionar nuestro trabajo, no se puede vender un producto como bueno si sabemos que no lo es.

En la web 2.0 la opinión del consumidor prevalece sobre la opinión de la marca, tu puedes  cansarte de decir que tu música es la bomba, puedes obligar a todo el que está en tu red a ser fan tuyo (si no te banean antes), pero será una ilusión y un fracaso a la larga, solo tiene efecto potenciador cuando lo dice alguien lejano a tu círculo de conocidos.

Pues bien, para entrar a formar parte de la industria musical actual (no la de los dinosaurios),  lo principal es que aparte de tu círculo, el resto del mundo sepa que existes. Una vez que existes podrán oír tu música, una vez que la han oído podrán opinar sobre ella y, claro está, el objetivo final es que acaben recomendándote, como decía Espronceda,  “en todo el mar conocido del uno al otro confín”.

  
Ordenando la música de tu librería
Ordenando la música de tu librería

Recuerdo todavía cuando el valor de un deejay se medía en gran parte por el contenido de su maleta de vinilos.

Recuerdo aquellas sesiones de escucha en la tienda de mi ciudad para no dejar nada de valor en el repertorio recién llegado, intentando seleccionar los mejores temas antes de que lo hicieran mis amigos competidores.

También recuerdo que podía ver la gráfica de un track en mi mente solo con observar la esquina de la carátula de cualquier antiguo vinilo. Vinilo por tanto muy, muy escuchado.

Pero sobre todo, recuerdo que ir a pinchar significaba preparar, de tus estanterías y cajas llenas de discos, una selecta maleta que, en ocasiones, se quedaba corta según la noche y el público.

Todo pasado construye un presente. El innegable tsunami digital que en los últimos años hemos sufrido en carne, guste o no guste, ha cambiado las reglas del juego.

Conocemos sobradamente las ventajas obvias que los sistemas digitales hoy en día pueden ofrecer en un mínimo espacio, en cuanto a creatividad y repertorio se refiere. No obstante, la clasificación de la música con la que trabajamos en directo representa uno de los mayores problemas. En ocasiones puedes perderte en un océano de contenido donde no sabes hacia donde nadar.

Actualmente es  bastante inusual ver una cabina en la que no aparezcan dos o tres portátiles. Para poner un ejemplo, si pudiéramos representar la música que contiene un ordenador en vinilo, seguramente habría una empresa de mudanzas esperando en la puerta a que terminaras el set de cada noche.

Cada maestrillo tiene su librillo y Marcus Klay, en Djtechtools, nos explica, en un artículo, su particular sistema para clasificar la música en Traktor, siendo aplicables los conceptos a otro tipo de programas. Esperamos que os sea de gran ayuda:

  

Allá por el mes de enero de 2005 nacía la plataforma de música Jamendo. Hablamos de una de las mayores plataformas de descarga legal de música gratuita licenciada bajo Creative Common.

La existencia de esta web no es noticia, seguro que muchos de vosotros ya conocéis sus características y filosofía de negocio. No obstante, su forma de entender el negocio de la música, merece una mención especial. Sobretodo por los tiempos que corren con la famosa ley Sinde en liza, con unos gobiernos occidentales cada vez mas vendidos a las grandes discográficas y con el constante lloro de la industria del sector, las lágrimas de la cual, claman contra las descargas en Internet por, según su opinión, matar poco a poco el arte de la música.

Con más de 300.000 títulos en su colección, perfectamente ordenados y recopilados por estilos musicales, jamendo le da una patada en la boca a la coartada de uno de los señores feudales del siglo XXI. Y todo ello ofreciendo una remuneración, al artista en general, mucho más justa que la empleada por las sociedades de autores de todo el mundo.

Pero, ¿cómo es posible ganar dinero y hacer negocio si las descargas son gratuitas?

Esta plataforma propone un negocio basado en las donaciones al artista, a los ingresos indirectos como la publicidad (repartidos al 50% entre artista y plataforma) y a la venda de licencias para un uso comercial de la música: utilización en vídeos publicitarios, documentales, sonidos para páginas de Internet o cualquier otro uso multimedia (beneficios que se reparten también al 50%).

  
TAL_Filter II
TAL_Filter II

La calidad no tiene por qué ser sinónimo de un gran desembolso, al contrario. Esta es una ecuación que demuestra perfectamente la gente de Togu Audio Line (TAL), con sus plugins de audio gratuitos.

 

Todos los plugins de TAL son verdaderamente impresionantes. La gran mayoría incluyen versiones especificas para funcionar a 32 y 64 bits, y versiones para Mac o Windows, con actualizaciones constantes. Una de sus características más destacables es la posibilidad de asignación de controles midi a través de Midi-Learn. Por esto y mucho más, hoy os desvelamos algunas de las características de sus principales trabajos:

Empezaremos con TAL-Filter II (en la imagen), un plugin sencillo que funciona como un dispositivo multifiltro. Incluye filtros High Pass, Band Pass y Low Pass.

 

Más información y descarga aquí.

 

 



Página 2 de 4

Amigos y colaboradores

Este espacio es posible gracias al inestimable trabajo dedicado a la creación de Apache, MySQL, PHP y otras tantas aplicaciones de código libre. Desde estas lineas, nuestro homenaje y gratitud.